Apnea del sueño: qué es, tipos, causas y tratamiento

La apnea del sueño es un trastorno en el que la respiración se interrumpe o se hace muy superficial durante el sueño. Casi un 40% de la población adulta de todo el mundo padece esta enfermedad, aunque es más frecuente en hombres que en mujeres y se incrementa con la edad.

El tratamiento más efectivo que se ha llevado a cabo hasta ahora es una máquina CPAP, pero el problema de estas máquinas es que son ruidosas e incómodas, por lo que muchos pacientes deciden abandonar el tratamiento.

Hoy, en este nuevo artículo, vamos a conocer cuáles son las causas de la apnea del sueño, los principales tipos que hay y los tratamientos para acabar con la enfermedad. ¿Comenzamos?

 

¿Qué es la apnea del sueño?

Todos hemos oído hablar de la apnea del sueño, y la mayoría relacionamos esta enfermedad con personas que tienen un fuerte ronquido por la noche. En cierta manera, esta enfermedad está relacionada con el ronquido, pero es mucho más que eso.

La apnea del sueño es una patología que consiste en la obstrucción de la vía aérea cuando el paciente se encuentra dormido. Cuando esto sucede, genera una gran dificultad para el intercambio de gases y de aire, provocando la interrupción de la respiración y un fuerte ronquido. Se denomina apnea cuando la pausa respiratoria es de al menos unos diez segundos. 

Apnea del sueño: qué es

La gravedad de la apnea vendrá determinada por la duración de la parada respiratoria y por la frecuencia, el número de apneas que sufre el paciente por hora. Si son entre 10 y 20, es considerada apnea leve, entre 20 y 50, es apnea moderada y más de 50, es una apnea grave.

Aunque no lo parezca, la apnea del sueño es una enfermedad extremadamente grave y común en todo el mundo. La obstrucción de la respiración puede provocar enfermedades graves como la hipertensión pulmonar o la miocarditis.

 

Tipos de apnea del sueño y sus síntomas

La apnea del sueño es una enfermedad que afecta a personas de diferentes rangos de edad, incluso a niños. Sin embargo, cada tipo de apnea presenta unas características específicas que ayudan a su diagnóstico.

Existen tres tipos de apnea del sueño: Apnea obstructiva del sueño, apnea central del sueño y apnea del sueño mixta o compleja.

 

Apnea Obstructiva del sueño (AOS)

Apnea obstructiva del sueño

Conocida también como otorrinolaringológica, es la forma más común y severa de apnea del sueño. La apnea obstructiva es la más común y ocupa casi el 90% de los casos. Los músculos del paladar suave en la base de la lengua se relajan y cuelgan, dificultando la respiración y provocando un fuerte ronquido. Conforme aumenta la presión para respirar, los músculos del diafragma y del pecho trabajan con más fuerza interrumpiendo el sueño del paciente.

Una persona con apnea obstructiva del sueño puede dejar de respirar durante al menos 20 segundos. Estas paradas respiratorias se repiten durante toda la noche. 

 

Apnea Central del sueño

Este tipo de apnea es menos habitual que la apnea obstructiva. En esta forma de apnea del sueño, la vía respiratoria puede mantenerse abierta, pero los músculos del diafragma y del pecho dejan de trabajar. Cuando el nivel de oxígeno en sangre comienza a bajar, se activan unas señales de alerta que avisan al cerebro de que se tiene que despertar para poder respirar.

Algunos factores de riesgo de la apnea central del sueño suelen estar relacionados con trastornos cardíacos, accidentes cerebrovasculares o el uso de analgésicos. Este tipo de apnea es más común en personas de más de 60 años.

 

Apnea del sueño Mixta

La apnea del sueño mixta es una combinación de la apnea central y la apnea obstructiva del sueño. Los pacientes que sufren este tipo de apnea empiezan con síntomas frecuentes de la apnea central, pero con el tiempo acaban teniendo un componente obstructivo. La apnea del sueño mixta es más común que la apnea central, pero menos habitual que la apnea obstructiva del sueño.

 

Causas de la apnea del sueño

En algunos casos, los signos y síntomas de la apnea obstructiva y de la apnea central coinciden, por lo que es más complicado determinar el diagnóstico y el tipo de apnea. Además de los ronquidos y la pausa de la respiración, existen otros factores de riesgo que incrementan el riesgo de sufrir apnea del sueño.

Causas de apnea del sueño

  • Relajación de la musculatura.
  • Consumo de medicamentos relajantes o sedantes.
  • Consumo de tabaco o alcohol.
  • Obesidad y cúmulo de grasa.
  • Amígdalas hipertróficas.
  • Congestión nasal.

Las consecuencias de las apneas pueden llegar a ser muy graves, como la mala calidad del sueño y todo lo conlleva tener un mal descanso. En los casos más graves podemos encontrar a pacientes con cefaleas matutinas, pérdidas de memoria, cansancio, somnolencia y mayor riesgo de infarto, hipertensión u otro tipo de patologías. Hay que tener en cuenta que un cuerpo que descansa peor es más propenso a sufrir más enfermedades.

 

Tratamiento de la apnea del sueño

En el diagnóstico de la apnea del sueño tenemos, por un lado, la sintomatología y la polisomnografía, que es la prueba del estudio del sueño. La polisomnografía registra las ondas cerebrales, los niveles de oxígeno en sangre y los movimientos del paciente durante el sueño. Con este estudio se puede medir y certificar que se dan apneas en el sueño, pero fundamentalmente mide la gravedad de la enfermedad.

El tratamiento de la apnea del sueño tiene diferentes formas de llevarse a cabo. La principal, y la más efectiva, es mediante la Terapia CPAP. El CPAP es un equipo que se ajusta a la cara del paciente a través de una máscara, generando una presión que lucha contra la obstrucción de la vía aérea durante el sueño. Este es el método más efectivo y usual en el tratamiento de la apnea del sueño.

                                                                       Tratamiento apnea del sueño

 Existen otros tratamientos alternativos como los Dispositivos de Avance Mandibular (DAM), que se coloca dentro de la boca del paciente, empujando la mandíbula y la lengua hacia delante para mantener las vías respiratorias abiertas.

Otro tratamiento para reducir la apnea en el sueño es la Terapia Miofuncional. Este método consiste en realizar ejercicios para trabajar la tonicidad de la musculatura de la faringe y de la boca. Este tipo de terapia fortalecerá los músculos del paciente provocando la disminución de la obstrucción.

Para hacer un adecuado tratamiento de la apnea del sueño es necesario visitar un neumólogo especialista en la enfermedad una vez aparezcan los primeros síntomas de la enfermedad

 

Ahora que ya conoces qué es la apnea del sueño y los tipos de apneas que existen, puede que te interese nuestro Curso de Aproximación a la patología del sueño.

Si eres profesional sanitario y quieres seguir especializándote, en Formación Alcalá disponemos de un amplio catálogo de formaciones online. Te invitamos a navegar por nuestra web y a conocer nuestros cursos en enfermería y másters en enfermería, entre otras muchas especialidades.

 

Imagen: Aproximación a la patología del sueño Acreditado: Universidad San Jorge
Aproximación a la patología del sueño
Acreditado por Universidad San Jorge
390€ 75€
Ver Detalles