Formación Alcalá

El ictus isquémico es una enfermedad cerebrovascular que resulta de la obstrucción de las arterias que llevan sangre al cerebro. Representa aproximadamente el 85% de todos los casos de ictus.

Representa una amenaza seria para la salud cerebral, ya que a menudo los síntomas se malinterpretan o pasan desapercibidos. En este nuevo artículo, explicamos qué es el Ictus Isquémico, sus síntomas, factores de riesgo y tratamiento. ¡Comenzamos!

 

¿Qué es el Ictus Isquémico?

El ictus isquémico, también conocido como accidente cerebrovascular (ACV) isquémico, es una enfermedad cerebrovascular que se produce cuando el flujo sanguíneo al cerebro se ve interrumpido debido a la obstrucción de una arteria. Esta interrupción del flujo sanguíneo puede tener consecuencias graves y potencialmente mortales, lo que hace que el ictus isquémico sea una de las principales causas de discapacidad y muerte en todo el mundo.

La causa más común es la formación de un coágulo de sangre que bloquea una arteria en el cerebro. Este tipo de coágulo se conoce como trombo y se forma generalmente en una arteria estrechada por la acumulación de placa arterial, un proceso llamado aterosclerosis. ictus

Otra posible causa es la embolia cerebral, que ocurre cuando un coágulo de sangre o una placa arterial se forma en otra parte del cuerpo y viaja hasta el cerebro, obstruyendo una arteria allí.

Cuando se produce un ictus isquémico, el área del cerebro que se encuentra privada de sangre comienza a sufrir daño rápidamente. Sin el flujo sanguíneo adecuado, las células cerebrales comienzan a morir en cuestión de minutos. Por lo tanto, es crucial actuar rápidamente para restaurar el flujo sanguíneo y minimizar el daño cerebral.

Síntomas del Ictus Isquémico

En la mayoría de los casos, el accidente cerebrovascular isquémico comienza de manera repentina y provoca la muerte del tejido cerebral en cuestión de minutos u horas. Posteriormente, la mayoría de los casos se estabilizan, lo que significa que causan pocas o ninguna lesión adicional. Los accidentes cerebrovasculares que se mantienen estables durante 2 o 3 días se conocen como infartos cerebrales. La obstrucción repentina debido a un émbolo es la causa más común de este tipo de accidente cerebrovascular.

Es fundamental reconocer los síntomas del ictus isquémico para poder buscar atención médica de forma rápida. Los síntomas pueden variar de una persona a otra, pero algunos de los más comunes incluyen:

Mano

  • Pérdida de fuerza o sensibilidad en la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.
  • Dificultad para hablar o comprender el lenguaje.
  • Problemas de visión en uno o ambos ojos.
  • Mareos, pérdida de equilibrio o coordinación.
  • Dolor de cabeza repentino e intenso sin causa aparente.

 

Factores de riesgo del Ictus Isquémico

Existen diversos factores de riesgo que pueden aumentar las probabilidades de padecer un ictus isquémico. Algunos de ellos son:

Hipertensión arterial. La presión arterial alta puede dañar las arterias y hacer que sean más propensas a obstruirse.

Diabetes. Las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, lo que aumenta la probabilidad de sufrir un ictus isquémico.

Colesterol alto. Los niveles elevados de colesterol en sangre pueden llevar a la acumulación de placa en las arterias y aumentar el riesgo de obstrucción.

Tabaco y alcohol. Fumar daña los vasos sanguíneos y aumenta el riesgo de formación de coágulos.

Obesidad. El exceso de peso puede contribuir al desarrollo de otras enfermedades que aumentan el riesgo de ictus isquémico, como la hipertensión y la diabetes.

Sedentarismo. Hacer ejercicio físico se asocia a un menor riesgo de episodios vasculares.

Edad y sexo.  La incidencia del ictus aumenta a partir de los 55 años. Además, las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de sufrirlo.

  Formación Alcalá

 

Tratamiento del Ictus Isquémico

El tratamiento del ictus isquémico debe iniciarse lo más rápido posible para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación. El tiempo es un factor crítico en el tratamiento, por lo que es fundamental buscar atención médica de emergencia de inmediato.

El tratamiento temprano puede incluir la administración de un medicamento llamado activador tisular del plasminógeno, el cual disuelve los coágulos de sangre y restaura el flujo sanguíneo al cerebro. Sin embargo, este medicamento debe administrarse dentro de las primeras horas después del inicio de los síntomas para ser efectivo.

En algunos casos, puede ser necesaria una intervención quirúrgica para eliminar el coágulo de sangre y restaurar el flujo sanguíneo. Esta técnica se conoce como trombectomía y se realiza mediante la inserción de un catéter en la arteria obstruida para retirar el coágulo.

rehabilitación

Además del tratamiento agudo, es fundamental llevar a cabo medidas preventivas para reducir el riesgo de padecer un ictus isquémico. Esto puede incluir cambios en el estilo de vida, como seguir una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, controlar la presión arterial y el colesterol, dejar de fumar y controlar la diabetes.

La rapidez en el tratamiento es esencial, ya que las neuronas privadas de oxígeno y nutrientes pueden sufrir daños irreversibles en cuestión de minutos. Las primeras 4,5 horas desde el inicio del ictus son críticas tanto para la supervivencia como para limitar las secuelas.

El ictus isquémico es una enfermedad cerebrovascular grave que puede tener consecuencias devastadoras. Reconocer los síntomas y buscar atención médica de emergencia de inmediato es crucial para minimizar el daño cerebral y mejorar las posibilidades de recuperación.

El conocimiento y la conciencia sobre el ictus isquémico pueden marcar la diferencia en la vida de las personas y ayudar a prevenir esta enfermedad potencialmente devastadora.

Imagen: Curso Superior Universitario en Ictus. Qué, Cómo y Por Qué Acreditado: Universidad Católica San Antonio de Murcia
Curso Superior Universitario en Ictus. Qué, Cómo y Por Qué
Acreditado por Universidad Católica San Antonio de Murcia
240€ 72€
Ver Detalles