¿Sabes lo que es un EIR o Enfermero Interno Residente?

A lo largo de todos tus años de estudiante universitario, seguramente has escuchado mil veces la palabra EIR o has oído hablar del Enfermero Interno Residente. Muchas veces incluso habrás pensado “qué pesados son”.

Pues bien, ha llegado el momento. Has finalizado la carrera y tienes que tomar una decisión, o, quizá, te has cansado de buscar trabajo y te has dado cuenta de que la opción más viable para destacar por encima de los demás en el actual mercado laboral es la especialización.

Al finalizar los estudios de Enfermería, todos los diplomados o graduados se consideran enfermeros generalistas. Por eso, toma especial relevancia esa especialización. No nos engañemos, la especialización se puede realizar de muchas formas, pero una de las más atractivas (y también más complicadas) es la del Enfermero Interno Residente.

Sabemos que has oído hablar de él, pero, ¿sabes exactamente en qué consiste o cuáles son sus especialidades? ¡Te lo contamos todo en el siguiente artículo!

 

🏥 ¿En qué consiste el EIR?

EIR son las siglas que corresponden a Enfermero Interno Residente, que se refiere a tres cosas: a un examen, a un periodo de formación y a la persona que está realizando ese periodo de formación.

Lo cierto es que las tras cosas están relacionadas y, de hecho, son correlativas: el examen te da la oportunidad de realizar el periodo de formación, que es donde se encuentra el enfermo interno residente.

De esta forma, si apruebas el examen-oposición, podrás elegir la especialidad que te interesa y realizar un periodo de formación en un hospital, cuya duración es de dos años.

Al finalizar este periodo de formación, tendrás el título de especialista, lo que te abrirá más puertas en el mercado laboral e, incluso, en los propios hospitales y en la sanidad pública.

✍️ Solicitud, examen y evaluación

Este periodo de formación postgrado forma parte de la Formación Sanitaria Especializada (FSE) y es el Ministerio de Sanidad el que convoca el examen a través de una convocatoria publicada en el BOE, normalmente a mediados de septiembre.

¿Cómo es el examen EIR?En este documento se indica la fecha y hora del examen, las fechas para presentar solicitudes, las especialidades que hay para elegir y los hospitales en los que se pueden realizar estas especialidades, entre otra información. Además, con la publicación de esta convocatoria, también se abre el proceso para presentar las solicitudes.

¿Qué documentos tengo que entregar en la solicitud? Uno de los más importantes es el título de licenciado o graduado en enfermería o, en su defecto, el documento de haberlo solicitado. Sin este título, no se puede realizar el EIR.

Asimismo, también deberán presentar el Modelo 790 de “Solicitud de admisión a pruebas selectivas de acceso a formación sanitaria especializada y liquidación de tasa de derechos de examen”. Un documento que se puede descargar gratuitamente en la página web del Ministerio de Sanidad. También se debe presentar una copia del DNI y del expediente académico universitario.

Una vez presentada toda la documentación y con la certeza de que han aceptado nuestra solicitud, llega el momento de prepararse para el examen.

Esta prueba-oposición se convoca anualmente y se realiza en todo el territorio español al mismo tiempo. Por lo general, suele realizarse el último sábado de enero o el primero de febrero, en torno a las cuatro de la tarde.

Modelo 790 eir

Su duración es de cuatro horas y consta de 175 preguntas, más 10 de reserva por si alguna de las principales estuviese más formulada y tuviese que ser anulada. Asimismo, las preguntas son tipo test, con cuatro respuestas cada una, de las cuales solo una será correcta.

En cuanto a la puntuación, cada respuesta correcta recibirá un total de 3  puntos, mientras que se restará 1 punto por cada contestación incorrecta y las que se dejen sin contestar, ni suman ni restan, es decir, directamente no puntúan.

Los contenidos del examen EIR no están publicados ni regulados, es decir, no hay un temario específico, por lo que son los propios alumnos los que se tienen que confeccionar el temario, centrándose, sobre todo, en los contenidos de toda la carrera de Enfermería.

Lo cierto es que, aunque el examen lleve el mayor peso de la nota, no supone la nota final. La puntuación obtenida en la prueba supone el 90% mientras que el 10% restante corresponde al expediente académico.

👨‍⚕️ 👩‍⚕️ ¿Qué especialidades hay en el EIR?

Una vez aprobado el examen, llega el momento de elegir la especialidad. Se trata de un momento muy importante porque, básicamente, puede definir tu futuro como profesional. Por eso es esencial conocer qué especialidades hay y en qué consiste cada una de ellas, para que, cuando tomes la decisión, lo tengas claro.

En concreto, son siete especialidades: Enfermería Obstétrico-Ginecológica, Enfermería de Salud Mental, Enfermería Geriátrica, Enfermería del Trabajo, Enfermería Familiar y Comunitaria, Enfermería Pediátrica y Enfermería de Cuidados Médico-Quirúrgicos.

Especialidades de Enfermería EIR

Actualmente, todas están funcionando, excepto la de Cuidados Médico-Quirúrgicos, que se divide en tres ramas: UCI/Urgencias, Quirófano y Médica.

La Enfermería Obstétrico-Ginecológica corresponde, básicamente, a la matrona. Se trata de una especialidad que se dedica a los cuidados de la mujer en todas las etapas de la vida, abarcando, sobre todo, el aspecto reproductivo, especialmente durante el embarazo, el parto y el puerperio.  Por tanto, se considera una figura esencial que incide en un ámbito social tan importante como es la maternidad y la atención integral sexual. Así, su ámbito de actuación abarca tanto la Atención Primaria como la Atención Especializada, como sería en este caso.

Obstetricia y ginecologia EIRPor otro lado se encuentra la Enfermería de Salud Mental. Esta especialidad es la que se encarga del cuidado de personas con algún trastorno o enfermedad mental. De esta forma, proporcionan atención especializada y les ayudan a aceptar y convivir con esa enfermedad, pero también a identificar cuándo están en una situación de riesgo. Generalmente, los enfermeros especializados en esta área adquieren más información relacionada con las terapias psicológicas, relación terapéutica y administración de medicamentos psiquiátrica.

El aumento de la población anciana y la mayor esperanza de vida sitúan a la Enfermería Geriátrica como una de las más destacadas. La enfermera especializada en esta área es la que presta atención y cuidados de enfermería a la población anciana. Por eso, está capacitada para enseñar, supervisar, investigar, gestionar y liderar los cuidados. Además, no solo trabajan con la persona mayor, sino también con su familia y con la comunidad. Esto lleva a que la persona pueda vivir un envejecimiento adecuado y con calidad de vida.

La Enfermería del Trabajo, como bien indica su nombre, es la especialización enfermera que se ocupa de la salud de los trabajadores en relación a su puesto de trabajo. El objetivo es promover y restaurar la salud, prevenir enfermedades y proteger a los trabajadores de riesgos para conseguir el más alto grado de bienestar físico, mental y social de los trabajadores. Por ello, además de sobre la salud humana, también tiene que tener conocimientos sobre el funcionamiento de las empresas.

Por otro lado está la Enfermería Familiar y Comunitaria, que se centra en el conjunto de cuidados orientados a salvaguardar la salud de un grupo de personas con características y objetivos en común. De esta forma, este profesional contribuye a que las comunidades adquieran hábitos y conductas saludables, que fomenten su autocuidado en la atención primaria de salud, es decir, en la promoción, protección y recuperación de la salud y en la prevención de las enfermedades.

Por último se encuentra la Enfermería Pediátrica, que se encarga de proporcionar cuidados enfermeros a bebés, niños y adolescentes, en todos los niveles de atención, tanto en la promoción de la salud como en la prevención de enfermedades. Así, pueden trabajar con pacientes con alguna enfermedad o lesión o con niños con discapacidad. También pueden trabajar con familias y cuidadores de niños.

✅ ¿Cuáles son las ventajas de hacer el EIR?

Tras elegir la especialidad, llega el momento de comenzar el periodo de formación en el centro hospitalario que hayas elegido. Se inicia, entonces, unos años de múltiples experiencias y de aprendizaje que te ayudarán a formarte como profesional.

Ventajas de hacer el EIREn estos años, participarás en charlas y en congresos, lo que te ayudará también a ampliar tu círculo de contactos y, por supuesto, seguirás formándote a través de algunos cursos. Pero lo más importante es que aprenderás de la práctica y con una persona que te irá ayudando y aconsejando en los momentos en los que sea necesario.

Es decir, al final, todo lo que aprendas se convertirá también en experiencia. Además, una vez finalizado este periodo de formación, tendrás un nivel superior de cualificación profesional y podrás utilizar la denominación de Enfermero Especialista, así como ejercer la profesión con tal carácter y ocupar puestos de trabajo con tal denominación, ya sea en centros públicos o privados.

En Formación Alcalá contamos con un curso gratis para enfermería acreditado por la CFC. Si quieres descubrir gratuitamente las ventajas de estudiar con nosotros, apúntate. ¡Te esperamos!